Dale "Me gusta" a Info-Plottier y mantenete informado de todo lo que pasa en nuestra comunidad.
Martes, 23 Enero 2018 12:03

Plottier: pierden remedios y comida por otro apagón

Gran indignación vecinal y pocas explicaciones de la cooperativa.

Más de 19 horas demoró la cooperativa eléctrica de Plottier en devolverles la luz a los vecinos, que permanecieron desde pasadas las 20 del domingo sin el servicio. Se trató del tercer corte de más de ocho horas continuadas en la localidad vecina.

Sin respuestas de la prestadora, un grupo de vecinos se concentró frente a la cooperativa para expresar su bronca, distribuida en dos estadios: uno contra el corte y el otro contra la ausencia de explicaciones por parte de los responsables de la prestación del servicio.

Insulinodependientes que perdieron sus medicamentos, barrios enteros sin suministro de agua y vecinos que tuvieron que tirar la comida de sus heladeras fueron algunos de los casos expuestos en la puerta de la cooperativa muchas horas después de iniciado el apagón general.

Sin recibir respuestas válidas desde los responsables del servicio, más de un centenar y medio de personas manifestó su enojo entre gritos e insultos. Lo hizo frente a un pelotón de policías designados para contener las reacciones fruto de la indignación.

Los manifestantes intentaban ingresar en los despachos privados para obtener una respuesta de las autoridades. Muchos se fueron sólo con bronca, indignación y la intención de organizarse para lograr que sus quejas se escuchen.

Sergio Soto es el presidente de la Cooperativa Eléctrica de Plottier.

“Mi hijo de 7 años necesita hormonas de crecimiento, que tienen que mantenerse sí o sí a 21 grados, y no nos reciben para darnos una solución. Vinimos a la mañana y nos dijeron que presentáramos una nota de lo que perdimos, pero volvimos y no hay nadie para recibirla. No me funciona la heladera desde hace más de 12 horas, ya no sé qué más hacer”, exclamaba con dolor Jorge Silpitucla. Estaba a punto de perder los 22 mil pesos que cuestan los medicamentos.

Más de 9000 usuarios de la zona oeste de la ciudad quedaron sin energía. “Esto es terrible, así no se puede seguir. Llamé y no atiende nadie; venimos y no nos dan bola”, despotricó Claudia, del barrio Jorge Águila, ante LM Neuquén.

Mariano, un abuelo del barrio Esbelisa, es insulinodependiente. Relató a este medio que su medicación se echó a perder por no haberla podido mantener en frío.

Al grito de “¿dónde está el presidente (de la cooperativa)?” y “esto es una barbaridad”, el grupo de vecinos hizo sentir su enojo sobre la calle Libertad. Para ellos, lo peor es que aunque al final el servicio fue repuesto durante la siesta de ayer, no tienen certeza sobre cuándo puede producirse otro apagón.

 
 
fuente: www.lmneuquen.com.ar