Dale "Me gusta" a Info-Plottier y mantenete informado de todo lo que pasa en nuestra comunidad.
Martes, 03 Marzo 2020 00:27

Vecinos están cansados de reclamar por el agua potable

Son alrededor de un centenar de familias que viven en el barrio Piscicultura. Desde la Muni de Plottier les dijeron que la obra no tiene fecha. Vecinos temen por su "salud".

Alrededor del 2000 nació el barrio de Piscicultura, que en los últimos años creció considerablemente, y en el que hoy viven unas 100 familias. Desde que se mudaron los vecinos reclaman la conexión del servicio de agua potablepero aún no lo consiguieron, por lo que temen por su salud ante la contaminación de sus pozos.

“Estamos cansados de reclamar, de hacer notas, lo que nosotros estamos reclamando es por salud, no es un capricho”, aseveró a LMN Cristina Pocorobba, de la comisión vecinal del barrio. La vecina aseguró que días atrás recibieron una nota del Municipio donde les contestaron que “no tenían fecha de inicio de obra”.

“Con la crisis económica que estamos viviendo muchos de los vecinos ya no pueden comprar los bidones de agua potable y terminan tomando el agua de pozo que ya sabemos que está contaminada porque la hemos hecho analizar”, afirmó con preocupación Pocorobba.

La vecinalista indicó que a fines del año pasado “varios vecinos tuvieron que ser hospitalizados por diarrea y vómitos”, que atribuyeron al agua que tomaron.

Según contó la mujer hicieron analizar el agua de la laguna que hay en ese sector de Plottier y también los resultados arrojados dieron “contaminación”.

“Tanto en la laguna como en el brazo del río que corre por el barrio desapareció la fauna, ese es un indicio importante de que el agua está contaminada. También hicimos la denuncia en Recursos Hídricos, pero parece que a nadie le importa la contaminación”, aseguró la vecinalista.

El drama del ingreso

La protesta del servicio de agua potable no es el único que realizan los vecinos de Piscicultura. También aseguran que están cansados de pedir un semáforo en la Ruta 22 en el ingreso al barrio, ampliación de la calle de ingreso e iluminación.

El barrio tiene un único ingreso sobre la ruta 22 y está ubicado entre La Herradura y la EPEA N° 2. La calle de ingreso luego de unos metros hace una curva muy anunciada que los vecinos piden que sea ampliada para evitar accidentes.

Y en esta época estival “se hacen colas larguísimas en el horario de llegada y salida del río y los clubes”, contaron los vecinos.

“Necesitamos que nos den bolilla de una buena vez. Ya se murió gente en el ingreso, hay que cambiarlo para que sea más accesible”, afirmó Pocorobba, quien además explicó que actualmente para ingresar como no cuentan con semáforo deben pasarse hacia la siguiente entrada y regresar.

Además, los vecinos aseguran que viven en un barrio “abandonado” y con varios focos de contaminación. No tenemos una recolección de residuos adecuada” y que en esta época la costa del río es utilizada como “baño, basural y hasta hotel”.-

 

 

Fuente: www.lmneuquen.com