Dale "Me gusta" a Info-Plottier y mantenete informado de todo lo que pasa en nuestra comunidad.
Sábado, 14 Noviembre 2020 09:56

Maestro ajedrecista murió por COVID y no se enteró que salió campeón

Se trata de Marcelino Huenul. Se coronó a nivel provincial y hasta jugó una partida con el gran Bobby Fischer. Estaba disputando un torneo al ser internado y había sacado tanta diferencia que le sobró para ganar.

El coronavirus, la maldita pandemia que pone a la muerte en la desgraciada agenda diaria también se llevó la vida de Marcelino Huenul, docente y gran referente del ajedrez neuquino quien falleció el miércoles a los 71 años. Lo recuerdan las redes con afecto, con cariño como se rememora a los maestros, que se despidió –además- como el gran campeón que fue en la vida, mientras estaba agonizando.

Es que junto a un grupo de conocidos todos los meses afrontan un torneo y con lo acumulado en la primera quincena Marcelino se quedó con el torneo de octubre sin saberlo porque a mediados de ese mes ingresó en la clínica y ya nunca más volvió a salir.

“Fue algo muy loco ”, contó Emiliano Sapag, jugador aficionado del Club Santafesinos y Ajedrez Bonus uno de los integrantes del grupo que todos los meses hace un ranking que ordena del 1 al 20 los que sumaron más puntos.

“A él lo internan a mediados de octubre, y sin poder jugar medio mes, terminó en primer lugar por todo lo acumulado en la primera quincena. Ganó mientras estaba en coma”, contó a modo de anécdota que ilustra esta gran pasión que volcó siempre sobre el tablero.

“Sin dudas Marcelino marcó una época en el ajedrez neuquino. Como jugador destacó “su estilo muy táctico y de ataque”, aseguró Emiliano.

“Ya no estaba dando clases pero con 71 años seguía compitiendo en todos los certámenes, incluso los que se realizaban online, durante la cuarentena, y con muy buenos resultados siempre”

“Creo que el mayor legado –agregó- que dejó al ajedrez neuquino Marcelino es que, para ser un buen ajedrecista no hay que ser un erudito, genio o adinerado. Solo basta con amar el juego y disfrutarlo alegremente con los amigos”, resumió.

“Tengo un recuerdo que lo pinta tal como era –recordó- el día que lo conocí hace 25 años. Yo era entonces una adolescente que se acercó a su mesa mirando cómo estaba jugando. Me invitó a jugar y ahí mismo sentí que me estaba enseñando. Es que veo que me sacrifica un peón en apertura, luego un segundo y me digo: esto lo tengo ganado. Pero era un sacrificio típico de él que luego deriva en un par de secuencias tácticas que te fulminan. Esa misma cara de satisfacción que le vi ganándole a un muchachito inexperto fue la misma que adiviné debía tener cuando dos meses atrás jugando torneos online me gana un partido rápido de un minuto y me llama por teléfono para gozarme de la victoria porque Marcelino amaba la competencia, ganar y sobre todo amaba el ajedrez. Pero era muy generoso. Siempre estaba para aconsejarte y para darte lecciones sobre este deporte. Se lo va a extrañar”, dijo emocionado.

Otro reconocido ajedrecista neuquino Pablo Pizarro también tuvo palabras de elogios para el gran maestro. "Lo conocí en el año 1985. Era un jugador consagrado a nivel nacional que en esos años se había volcado más a la enseñanza y organización de torneos. Había sido campeón de la provincia durante tres años consecutivos y ganador de importantes torneos por encima de los mejores del país", describió.

Sobre su juego opinó "tenía un estilo de juego super agresivo, ultra táctico, como si fuera un tenista que va siempre, siempre a la red, en cualquier cancha. El jugador menos especulativo que conocí. No importaba que con un empate ganara el torneo, siempre iba por la victoria. Era un “disfrutador” serial del juego. Tuvo la gracia de poder jugar con Bobby Fischer cuando el estadounidense vino a Neuquén en el año 1971, un año antes de coronarse campeón del mundo. Como organizador trajo a Neuquén a grandes campeones como Miguel Najdorf y Oscar Panno, entre muchísimos otros. Dedicó su vida a promover y desarrollar el juego en la provincia. Todo torneo en Neuquén en las últimas décadas tuvo como organizador-jugador a Marcelino", destacó.

Al momento de valorar su legado dijo: "nos deja cientos de anécdotas maravillosas. Encontraba jugadas mágicas en posiciones complejas con pocos segundos en el reloj. Verlo jugar partidas rápidas era un espectáculo. Tenía una gran picardía en todo sentido, hasta en sus gestos y miradas sobre el tablero, como el jugador de básquet que mira para un lado y hace un pase al lado opuesto. Como profesor lo daba todo, entregaba todos los secretos del juego. Fue entrenador de la ex campeona argentina, la neuquina Teresa Pomar".

"Agradezco haber sido su alumno, sus enseñanzas me llevaron a ser campeón provincial. Jugó por internet hasta sus últimos días. Nos queda el recuerdo de la última partida: jugó con blancas un gambito de rey, -la apertura más agresiva y arriesgada que existe- contra el fenómeno joven de Zapala, Facundo Molina. Curiosamente fue el primero en realizar eventos en memoria de ajedrecistas neuquinos fallecidos recordándolos siempre con gran afecto. Será nuestra tarea ahora recordarlo a él como lo grande y generoso que fue".

Un poco de historia

En la década del 60 Marcelino Huenul se inició en la actividad junto a Raúl Vidal y Jorge Zárate y llegó a jugar incluso con el mítico Robert Bobby Fischer cuando el gran maestro de ajedrez internacional campeón mundial entre 1972 y 1975 vino a Neuquén en septiembre del ’71 a jugar varias simultáneas en el Club Pacífico y él fue uno de los 20 tableros que lo enfrentó.

De allí en más comenzó su ascendente carrera ajedrecista, no se privó de participar en muchos Torneos, tanto locales, regionales o nacionales que le fuera posible participar.

Se coronó Campeón de Ajedrez de la Provincia del Neuquén durante tres años consecutivos, años 1975, 1976, 1977.

Integrante del equipo Alto Valle que compitió en los Torneos Abiertos por Equipos Necochea obtuvieron los primeros puestos durante 3 años consecutivos. También guió a María Pomar, ganadora del Torneo Provincial y también del Nacional en la categoría Sub-12.-

 

 

 

Fuente: www.lmneuquen.com